UCA: Pobreza e indigencia registraron una tendencia desfavorable entre 2015-2016

a desigualdad por ingresos registró una tendencia “desfavorable” entre el cuarto trimestre de 2015 y el tercer trimestre de 2016, por lo que en ese período 600.000 personas cayeron en situación de indigencia y 1.500.000 en la pobreza, según el último informe del Observatorio de la Deuda Social Argentina (ODSA), de la Universidad Católica Argentina (UCA). 

El doctor Agustín Salvia, director de Investigación del ODSA, presentó los resultados del informe “Pobreza y desigualdad por ingresos en la Argentina urbana 2010-2016” durante una rueda de prensa en el Microcine que la casa de altos estudios tiene en Puerto Madero.

“A pesar de una serie de medidas sociales compensatorias, la indigencia alcanzó al 6,9% de la población a fines del período analizado, dando cuenta de un aumento de alrededor de 600 mil personas en situación de indigencia entre 2015 y 2016 (acumulando alrededor de 2,7 millones de personas indigentes al tercer trimestre de 2016)”, reveló el estudio de la UCA. 



“La tasa de pobreza, por su parte, ascendió de 29% -a fines de 2015- a 32,9% en el tercer trimestre de 2016, lo cual significaría un aumento de 1,5 millones de nuevos pobres (cerca de 13 millones de personas por debajo de la línea de pobreza). Estos niveles serían los más altos de los registrados desde 2010 a la fecha”, sostuvo. 



El ODSA atribuyó esta situación al “impacto de la devaluación, las medidas anti-inflacionarias, el contexto internacional adverso y el rezago de la inversión privada y pública”, al considerar que “habrían generado un escenario crítico, aún más recesivo y adverso en materia de empleo y poder adquisitivo para amplios sectores sociales”. 

“Si bien este shock habría sido mucho más fuerte durante el primer semestre del año, la situación no se habría revertido durante la segunda parte del año. El proceso habría generado especialmente un deterioro laboral y en el nivel de ingresos de los empleos de sectores informales”, agregó. 

Asimismo, estimó que "tanto la desigualdad persistente como la pobreza estructural son resultado de un modelo económico-productivo concentrado y desequilibrado con efectos de exclusión y desigualdad a nivel socio-laboral". 

"De ahí, aunque devengan inversiones, no habrá derrame hacia los sectores menos dinámicos si no hay políticas activas de desarrollo local-regional, hacia el sector informal y las economías sociales", sostuvo. 

El ODSA-UCA subrayó que el informe tiene como objetivo “dar continuidad al estudio de la pobreza por ingresos a través de indicadores que permiten evaluar los cambios en el nivel de bienestar económico según distintas características socio-económicas y socio-demográficas de la población”. 

“En un contexto en donde las estadísticas oficiales se encuentran en proceso de reconstrucción, los informes que ofrece el Observatorio de la Deuda Social Argentina permiten complementar y dotar de comparabilidad al estudio de los problemas sociales que aquejan a nuestra sociedad”, agregó.+ 
Compartir en Google Plus

About Luis Estanislao Sosa

0 comentarios:

Publicar un comentario