¿Cómo se construye la paz? Así lo explica el Papa Francisco en Sarajevo

SARAJEVO, 06 Jun. 15 .- En la Misa que presidió esta mañana en el Estadio Koševo de Sarajevo (Bosni-Herzegovina), colmado con alrededor de 60 mil asistentes, el Papa Francisco alentó a los fieles a ser artesanos’ de la paz y explicó que esta, un “don de Dios”, requiere de la justicia.
Bosnia-Herzegovina vivió una violenta guerra entre 1992 y 1995, tras la disolución de la ex Yugoslavia. Las muertes, según las cifras oficiales, superaron las 97 mil, mientras que se han registrado cerca de dos millones de desplazados.
El lema de la visita apostólica del Papa Francisco a Bosnia-Herzegovina es precisamente “La paz esté con ustedes”.
En su homilía, Francisco preguntó “¿cómo se hace, cómo se construye la paz? Nos lo ha recordado de forma esencial el profeta Isaías: ‘La obra de la justicia será la paz’. ‘Opus iustitiae pax’, según la versión de la Vulgata, convertida en un lema célebre adoptado proféticamente por el Papa Pío XII”.
La paz es obra de la justicia”, reiteró, subrayando que “tampoco aquí retrata una justicia declamada, teorizada, planificada… sino una justicia practicada, vivida”.
“Y el Nuevo Testamento nos enseña que el pleno cumplimiento de la justicia es amar al prójimo como a sí mismo”.
El Santo Padre subrayó que “cuando nosotros seguimos, con la gracia de Dios, este mandamiento, ¡cómo cambian las cosas! ¡Porque cambiamos nosotros! Esa persona, ese pueblo, que vemos como enemigo, en realidad tiene mi mismo rostro, mi mismo corazón, mi misma alma. Tenemos el mismo Padre en el cielo”.
“Entonces, la verdadera justicia es hacer a esa persona, a ese pueblo, lo que me gustaría que me hiciesen a mí, a mi pueblo”, indicó.
A continuación, Francisco recordó que “San Pablo, en la segunda lectura, nos ha indicado las actitudes necesarias para la paz: ‘Revestíos de compasión entrañable, bondad, humildad, mansedumbre, paciencia. Sobrellevaos mutuamente y perdonaos cuando alguno tenga quejas contra otro. El Señor os ha perdonado: haced vosotros lo mismo’”.
Estas, dijo el Papa, son las actitudes para ser ‘artesanos’ de paz en lo cotidiano, allí donde vivimos”.
El Santo Padre aseguró que la “paz es el sueño de Dios, es el proyecto de Dios para la humanidad, para la historia, con toda la creación. Y es un proyecto que encuentra siempre oposición por parte del hombre y por parte del maligno”.
“También en nuestro tiempo, el deseo de paz y el compromiso por construirla contrastan con el hecho de que en el mundo existen numerosos conflictos armados. Es una especie de tercera guerra mundial combatida ‘por partes’; y, en el contexto de la comunicación global, se percibe un clima de guerra”.
Francisco lamentó que existen quienes fomentan la confrontación “entre las distintas culturas y civilizaciones, y también cuantos especulan con las guerras para vender armas”.
“Pero la guerra significa niños, mujeres y ancianos en campos de refugiados; significa desplazamientos forzados; significa casas, calles, fábricas destruidas; significa, sobre todo, vidas truncadas”, indicó.
“Ustedes lo saben bien, por haberlo experimentado precisamente aquí, cuánto sufrimiento, cuánta destrucción, cuánto dolor”.
El Santo Padre señaló que “hoy, queridos hermanos y hermanas, se eleva una vez más desde esta ciudad el grito del pueblo de Dios y de todos los hombres y mujeres de buena voluntad: ¡Nunca más la guerra!”.
El Santo Padre advirtió a los fieles a no engañarse al creer que la paz “depende solo de nosotros. Caeríamos en un moralismo ilusorio”.
La paz es don de Dios, no en sentido mágico, sino porque Él, con su Espíritu, puede imprimir estas actitudes en nuestros corazones y en nuestra carne, y hacer de nosotros verdaderos instrumentos de su paz. y, profundizando más todavía, el Apóstol dice que la paz es don de Dios porque es fruto de su reconciliación con nosotros”.
“Solo si se deja reconciliar con Dios, el hombre puede llegar a ser constructor de paz”, aseguró.
Compartir en Google Plus

About Luis Estanislao Sosa

0 comentarios:

Publicar un comentario