El mal no se vence con el mal, sino con la humildad, la misericordia y la mansedumbre, dijo el Papa en catequesis

De la poderosa carga de paz y consuelo que da la comprensión de que Cristo resucitado habita en nosotros, Francisco pasó a explicar –en la catequesis del 5 de abril- que esta esperanza que se genera en el cristiano “no puede quedar escondida dentro nuestro” y sale hacia fuera como testimonio, “tomando la forma exquisita e inconfundible de la dulzura, del respeto, de la benevolencia hacia el prójimo”, para centrarse finalmente en un aspecto muy fuerte del testimonio que es el perdonar a quien nos hace el mal. “Una persona que no tiene esperanza no logra perdonar, no logra dar la consolación del perdón y recibir la consolación de perdonar. Sí, porque así ha hecho Jesús, y así continúa haciendo por medio de quienes le hacen espacio en sus corazones y en sus vidas, con la conciencia de que el mal no se vence con el mal, sino con la humildad, la misericordia y la mansedumbre. Los mafiosos piensan que el mal se puede vencer con el mal, y así realizan la venganza y hacen muchas cosas que todos nosotros sabemos. Pero no conocen que cosa es la humildad, la misericordia y la mansedumbre. ¿Y por qué? Porque los mafiosos no tienen esperanza. ¡Eh! Piensen en esto”. @jesuitaGuillo

Compartir en Google Plus

About Luis Estanislao Sosa

0 comentarios:

Publicar un comentario