Francisco encabeza una revolución en las relaciones humanas, el nuevo mundo del Evangelio de Jesús


Entro en Cuba a la espera de Papa Francisco, pasando por El Salvador y por Santo Domingo. Y me ayuda haber hecho este “sobrevuelo” por Centro América, para tener una visión más amplia de lo que vive el Pueblo latinoamericano, también en Cuba. En El Salvador hice el camino de Monseñor Romero, donde puede sentir y conocer un poco más los efectos de la violencia masacradora, asesina, de la idolatría del poder y del dinero que siempre engendra guerra y muerte. Y el amor del Pueblo humilde y sufrido, por el que el beato Romero ofrendó su vida. El contraste entre el “santo Pueblo fiel de Dios” y los cómodos amigos del poder y el dinero es muy fuerte. En Santo Domingo, donde plantaron la primera Cruz misionera, pude sentir y gustar cómo la gente trabaja por la gente con amor y sacrificio; cómo el poder de la fe en Jesús es la fuerza para unirse y luchar para salir de la miseria con “la alegría de ser Pueblo”, con “un gozo superior”, como dice Francisco.

Nuevo Mundo halló Colón” aquí. Y los colonizadores adoradores del dinero y del poder generaron miseria, corrupción, dictaduras. Pero Latinoamérica, aún sumida en la miseria, tiene todavía una enorme riqueza que ofrecer. Y es hoy la riqueza de la fuerza liberadora de la fe en Jesús, para superar la miseria, para descubrir, buscar y hallar un mundo nuevo de oportunidades y posibilidades en las relaciones entre las personas. Un mundo nuevo de relaciones que todo el planeta necesita y no solo el “viejo mundo” de la Europa en derrumbe y el de los imperios y colonialismos ideológicos dominantes, incapaces de liberar al hombre y al planeta.  Prueba de esta fuerza de la fe es la revolución en las relaciones humanas que encabeza Francisco, el Papa latinoamericano, que movido por la alegría del Evangelio del Amor misericordioso de Dios, llega a Cuba.

Para Radio Vaticana, Jesuita Guillermo Ortiz.

Compartir en Google Plus

About Luis Estanislao Sosa

0 comentarios:

Publicar un comentario