Mons. Lozano: “Ojalá todos los niños sean felices”. 21 agosto, día del niño en Argentina


“La niñez es una etapa importante de la vida. Los niños necesitan mucho, principalmente de su propia familia, pero también de la escuela, los amigos, la sociedad”, es parte de la reflexión de Mons. Jorge Lozano, Obispo de Gualeguaychú, Presidente de la Comisión Episcopal para la Pastoral Social de Argentina con ocasión de la celebración del Día del Niño, a realizarse el próximo 21 de agosto.

“Los niños no son todo futuro. También son tiempo presente. Requieren del afecto y el estímulo de su mamá y papá, aliento ante los fracasos, señala Mons. Lozano, evitando ser sobreprotectores o abandónicos”. Por ello, afirma el Prelado, se necesita que a los niños, no sólo se les brinde las cosas materiales necesarias para la vida, sino también los valores fundamentales para su formación integral. “Deben tener siempre nutrición y cariño, ambos son fundamentales para un desarrollo adecuado, afirma el Obispo argentino. El cariño se manifiesta en las caricias, la mirada, el juego. Es muy importante también generar y fortalecer vínculos comunitarios en el barrio, en el deporte, la escuela, la comunidad cristiana”.

Además, evidencia el Prelado, que en el proceso educativo de los niños es muy importante la dimensión espiritual. “Por eso deben introducirlos en la oración desde pequeños, afirma Mons. Lozano, aun antes de comenzar la catequesis. La amistad con Jesús es de lo mejor que nos puede pasar en la vida. Sabiendo de su amor inclaudicable, caminamos con seguridad”.

También, el Obispo de Gualeguaychú subraya la importancia de la colaboración entre la escuela y la familia en el proceso educativo de los menores. “En toda etapa de la vida es imperioso educarlos para el amor, agrega Mons. Lozano. En esto familia y escuela de modo coordinado pueden hacer mucho. Algunos jóvenes y adultos no saben dialogar, perdonar, comprender, porque no lo hicieron cuando niños. Así mismo, advierte que la mentalidad hedonista e individualista también se gesta o se previene en la infancia”.

“No quisiera terminar estas reflexiones – agrega el Presidente de la Pastoral Social – sin mencionar el drama de la explotación laboral y sexual de niñas, niños y adolescentes; de quienes son abusados en su propia casa por familiares o vecinos, y son extorsionados emocionalmente. El modo en que cuidamos a los niños manifiesta el amor o el desprecio que tenemos por la vida”. Finalmente, Mons. Lozano invita a los consagrados, sacerdotes, catequistas, docentes y todos aquellos que tienen un trato cotidiano con niños a dar gracias a Dios quien nos confía un tesoro. Y debemos pedir la gracia de ser responsables de este don.

(Renato Martinez – Radio Vaticano)

Compartir en Google Plus

About Luis Estanislao Sosa

0 comentarios:

Publicar un comentario