Jesús indica el camino a seguir para ir al encuentro de quien está solo y necesitado. Catequesis del Papa


Papa Francisco impartió su catequesis reflexionando a partir del pasaje bíblico de Mateo que narra el episodio de la mujer que sufría pérdidas de sangre, una enfermedad que según la cultura del tiempo la hacía impura, y por la que debía evitar todo contacto humano.

"Como hemos escuchado en el Evangelio, una mujer que sufría flujos de sangre se abrió paso entre la multitud para tocar el borde del manto de Jesús - dijo en la catequesis pronunciada en español. Estaba convencida de que Jesús era el único que podía liberarla de su enfermedad y de la marginación que sufría desde hacía bastante tiempo. Cuando la mujer tocó el manto, Jesús se volvió hacia ella y la miró con ternura y misericordia". Fue "un encuentro personal y de acogida, en el que Jesús alabó su fe sólida, capaz de superar cualquier obstáculo y adversidad". 
Tras destacar la valentía y la fe de esta mujer, que alcanzó a Jesús desafiando las prescripciones que establecía la ley de Moisés, inclusive "con un poco de astucia", Francisco quiso indicar una reflexión, acerca de cómo la mujer es, a menudo, "percibida y representada", indicando pues, que con esta narración, todos somos puestos en guardia, "también las comunidades cristianas", de visiones de la femineidad afectadas por prejuicios y sospechas, que resultan perjudiciales para la dignidad inviolable de la mujer. El Papa reiteró que en dicho sentido, son precisamente los Evangelios los que "restablecen la verdad y reconducen a un punto de vista liberatorio".
Prosiguiendo en español, indicó que "Jesús no sólo cura a la mujer de su dolencia, sino que la libra de sus temores y complejos, le restituye su dignidad y la reintegra en la esfera del amor misericordioso de Dios". Y al asegurar que el Señor Jesús "es la fuente de todo bien y de él nos viene la salvación y que nosotros debemos acogerlo con fe viva y auténtica, como demostró tener esa mujer", recordó que éste es el modo en el que el Señor indica a la Iglesia el camino que debe cumplir para ir al encuentro de cada persona.
De ahí sus palabras al finalizar su catequesis: "Que el ejemplo de Jesús nos ayude a salir al encuentro de quien está solo y necesitado, para llevar su misericordia y ternura, que sana las heridas y restablece la dignidad de hijos de Dios".
(Griselda Mutual – Radio Vaticano)
Compartir en Google Plus

About Luis Estanislao Sosa

0 comentarios:

Publicar un comentario