Motín en cárcel de Brasil deja 60 muertos: Obispo expresa su pesar

RÍO DE JANEIRO, 02 Ene. 17 .- Un motín en una cárcel de Manaos dejó como trágico saldo la muerte de 60 personas, en lo que constituye la segunda revuelta penitenciaria más grande en Brasil.
Para el Obispo Auxiliar de Manaos, Mons. José Alburquerque de Aráujo, este hecho representa una “situación que nos trae mucha tristeza y temor” e invitó a todos a unirse en oración.
El motín tuvo lugar la tarde del domingo 1 de enero cuando seis presos fueron decapitados y sus cuerpos arrojados fuera de la unidad.
Según el secretario de Seguridad Pública de Amazonas, Sérgio Fontesel, la causa del motín fue una disputa interna entre dos bandas criminales dentro de la cárcel: el grupo local Familia del Norte (FDN) y el Primer Comando de la Capital (PCC), a la que pertenecían los fallecidos que además estaban presos por violación.
Antes del motín hubo una fuga de algunos detenidos en Manaos y en otra prisión, pero no se han divulgado los números oficiales. También 12 guardias fueron tomados como rehenes, aunque lograron salir ilesos tras las negociaciones con las autoridades.
El Complejo Penitenciario Anísio Jobim tiene capacidad para albergar a 454 reclusos, pero actualmente está sobresaturado porque hay 1224 presos.
Este ha sido el segundo motín con el mayor número de muertos en Brasil, detrás del ocurrido en 1992 en Carandiru, estado de São Paulo, donde murieron 111 presos.
En una entrevista concedida a Radio Vaticano, Mons. José Albuquerque de Araújo, dijo que “la voz de la Iglesia que está en Manaos es de un gran lamento y profunda tristeza; todos estamos unidos en oración: padres, diáconos, agentes de pastoral, los obispos y los agentes de pastoral penitenciaria”.
“Esta es una situación muy triste y que nos lanza a un gran desafío, de hacerle frente en nuestras prisiones con serenidad y mucha justicia, respetando los derechos humanos y buscando hacer que surja la paz en las cárceles, cosa que no está sucediendo aquí en Manaos ni en nuestro país”. manifestó.
Según informó el diario El País, actualmente la región del norte de Brasil, donde está ubicado Manaos, es un punto importante para el tráfico internacional de drogas. Las principales rutas de venta entre Perú, Colombia y Venezuela pasan por allí.
Además, señala el diario, los presos de las bandas criminales ejercen una influencia importante sobre esta actividad desde las cárceles.
Compartir en Google Plus

About Luis Estanislao Sosa

0 comentarios:

Publicar un comentario